jueves, 22 de junio de 2017

Fin de semana a Menorca en barco con Baleària

La primera vez que viajé a Menorca, allá por el 2006 (¡cómo pasa el tiempo! 😁) fui en avión. Hace dos semanas volvía a poner rumbo a esta preciosa isla balear pero esta vez en barco de Baleària. Os cuento mi experiencia en este medio de transporte y el planning de mis visitas por la isla.  




El viernes 9 de junio a las 21h tenía que estar frente a las oficinas de Baleària, en el Port de Barcelona, para recibir los billetes y acceder al barco Martín y Soler que realizaría el trayecto Barcelona-Ciutadella. El viaje de regreso lo haríamos también en barco pero en un ferry distinto, el Dènia Ciutat Creativa. 

Cuando terminé de trabajar subí al tren y llegué con tiempo a Barcelona, cosa que me permitió pasear un rato por Passeig de Gràcia, las Ramblas y el Maremagnum para dirigirme finalmente al puerto caminando, primer punto a favor de viajar en barco.

Plaça Catalunya, Barcelona

Maremagnum, Barcelona



Buque Martín y Soler de Baleària esperándonos para viajar a Menorca


El tiempo que se tarda en pasar los controles para acceder al barco son otra ventaja de este medio ya que son rápidos y además no tienes que preocuparte por el tamaño de los geles, medidas del equipaje de mano, etc. Así pues, en pocos minutos estábamos dentro del ferry. Teníamos ganas de conocer todos los rincones del barco y empezamos por la terraza, que nos regaló un bonito atardecer de la ciudad de Barcelona. 

Atardecer desde la terraza del ferry Martín y Soler


El barco que nos llevaría a Menorca tiene una capacidad para 1.200 personas y por lo tanto dispone de servicios como tiendas y restaurantes para todos los estilos: buffet, cafeterías o restaurante a la carta. Nosotros cenamos de maravilla en el restaurante sin tan siquiera enterarnos del momento de zarpar, ningún movimiento estropeó la degustación de los platos que nos iban trayendo.  

Cena en el restaurante del barco Martín y Soler


Como el ferry viajaba de noche yo disponía de camarote, con baño en el interior, que me permitió dormir durante todo el trayecto y darme una ducha por la mañana, antes de atracar en el puerto, para salir descansada y lista para recorrer la isla desde primera hora de la mañana. Sin embargo, quien quiera una opción un poco más económica tiene la posibilidad de realizar el viaje en las cabinas con butacas totalmente reclinables. Son cómodas (¡las probé!), en realidad poco se diferencian de las camas. No tendrás la intimidad de un camarote, ni baño privado, pero cuesta poco más (solo unos 15 euros más por trayecto) que la tercera opción que consiste en dormir en butacas convencionales, tipo avión, y te ofrece un mayor descanso y comodidad. 


Butacas reclinables del buque Martín y Soler


El mar estaba totalmente calmado y no noté ningún tipo de movimiento así que descansé toda la noche durmiendo en la cama como si hubiera dormido en una cama de hotel. Al despertarme por la mañana ya estaba en destino, así que no me enteré del viaje. Estuvo bien viajar aprovechando el descanso de la noche, es una buena opción en el caso de que no tengáis dificultades para dormir fuera de vuestra cama, claro. 

  

Camarote de 4 personas (para mí sola 😊) en el ferry Martín y Soler

Detalle del camarote del ferry Martín y Soler

Camarote en el ferry Martín y Soler

Baño del camarote del Buque Martín y Soler

Por la mañana tuvimos una agradable sorpresa ya que el capitán nos permitió subir a la sala de mandos para ver insitu como se realizaba el proceso de atraque al puerto de Ciutadella. Estaba amaneciendo así que fue una experiencia doblemente gratificante, única. Estoy muy satisfecha de haber podido vivirla. 



Disfrutando del privilegio de ver como el ferry atracaba en el puerto de Ciutadella desde la sala de mandos


Disfrutando del privilegio de ver como el ferry atracaba en el puerto de Ciutadella desde la sala de mandos


Disfrutando del privilegio de ver como el ferry atracaba en el puerto de Ciutadella desde la sala de mandos


Disfrutando del privilegio de ver como el ferry atracaba en el puerto de Ciutadella desde la sala de mandos



Disfrutando del privilegio de ver como el ferry atracaba en el puerto de Ciutadella desde la sala de mandos


Viendo el amanecer mientras el ferry atracaba en el puerto de Ciutadella desde la sala de mandos


Amanecer mientras el ferry atracaba en el puerto de Ciutadella desde la sala de mandos


Disfrutando del privilegio de ver como el ferry atracaba en el puerto de Ciutadella desde la sala de mandos


Disfrutando del privilegio de ver como el ferry atracaba en el puerto de Ciutadella desde la sala de mandos


Disfrutando del privilegio de ver como el ferry atracaba en el puerto de Ciutadella desde la sala de mandos



Era primera hora de la mañana del sábado y ya estábamos en Ciutadella listos para empezar las visitas y aprovechar el día al máximo, para disfrutar todo lo posible de Menorca. Si hubiésemos embarcado el coche ahora sería el momento de subirnos a él y empezar a recorrer la isla, no era nuestro caso así que salimos caminando. 


Pasamos un fin de semana estupendo, que os contaré en el próximo post, pero os hago un resumen del planning para que os hagáis una idea y os dejo un vídeo resumen hecho por Baleària.


Sábado 10 de junio: 

- Visita a la Necrópolis de Cala Morell
- Visita a Ciutadella
- Visita a la Naveta des Tudons
- Cova d'en Xoroi

Cala Morell

Cova d'en Xoroi



Domingo 11 de junio:

- Cala Rafalet
- Son Mercer de Baix
- Maó
- Faro de Favaritx
- Cala Tortuga
- Fornells



Far de Favàritx

Fornells


Aquí va el vídeo resumen:




El barco para regresar a Barcelona (ferry Dènia Ciutat Creativa) salió el domingo a las 23h de manera que hicimos de nuevo el viaje de noche, en camarote, sin enterarnos del trayecto.


Barco Dènia Ciutat Creativa que haría el trayecto de vuelta: Ciutadella-Barcelona



Baño del camarote del Buque Dènia Ciutat Creativa 

Mientras el barco empezaba la travesía nosotros nos pusimos a cenar estupendamente en el restaurante, a la carta, del barco Dènia Ciutat Creativa. 


Cena en el restaurante del barco Dènia Ciutat Creativa



Baño del camarote del ferry Dènia Ciutat Creativa




Camarote del barco Dènia Ciutat Creativa




A las 6.30h de la mañana del lunes estábamos de nuevo en Barcelona duchados y listos para ir directamente al trabajo.  Pero antes de bajar del barco pudimos disfrutar de un nuevo amanecer desde la terraza del ferry. Una bonita manera de empezar el lunes, ¿no creéis?


Amanecer llegando al puerto de Barcelona desde la terraza del ferry





Amanecer llegando al puerto de Barcelona desde la terraza del ferry 




____________________

Gracias a Baleària y Turismo de Menorca por permitirnos vivir esta la experiencia. Y a los compañeros bloggers (Virginia de 365 sábados viajando y miembro también de Barcelona Travel Bloggers,  Isabel de Diario de A bordo, María de Espíritu Viajero, Ana de Planeta Dúnia y Ángel de Qtravel)  por formar un grupo tan majo y hacernos disfrutar del viaje! Hasta pronto!

                                                                                                                          ____________________




No hay comentarios:

Publicar un comentario