lunes, 18 de julio de 2016

Viaje a Japón. Día 3. Tokyo: Senso-ji, Nakamise street, Donburi, Kappoburi, Akihabara y Myojin



El día de hoy será muy completo, conoceré uno de los barrios más emblemáticos de la ciudad: Akihabara. Pero tendré que esperar unas horas.




Estoy en el aeropuerto de Doha, esperando a que sean las 6 de la mañana para empezar con el embarque de mi vuelo a Tokyo. No tengo sueño y por lo tanto doy alguna vuelta por las tiendas que como os dije en el anterior post sobre Doha, no cierran por la noche! A las 5 de la mañana por fin me quedo profundamente dormida, cuando solo falta una hora para empezar el embarque. Me despierto muy ligeramente, lo justo para embarcar y seguir durmiendo en el avión 3-4 horas, por fin. Me despiertan con el desayuno. Madre mía qué completo!! El avión también es mucho mejor que con el que fui de Barcelona a Doha.

Aeropuerto de Doha, Qatar




Paso las horas hasta llegar al aeropuerto de Haneda en Tokyo sobre las 23h de la noche. Allí otra vez control de pasaportes larguísimo. Lo primero que hago al pasar es ir a cambiar dinero. El cambio está a 1 yen=121 euros. Sea cual sea el cambio necesito cambiar dinero porque al saber que llegaría de noche reservé un hotel en el mismo aeropuerto para pasar la noche y debo pagarlo en efectivo mañana a mi salida. 


Para llegar al hotel tengo que cambiar de terminal (está en la terminal doméstica 1 y yo en la terminal internacional) y lo hago con un bus lanzadera. Llego al Hotel First Cabin a las 23.45h (podéis acceder a una reseña de los hoteles junto a la planificación del viaje en este post). Me encanta!!! Es muy nuevo. Como las habitaciones son cabinas unas al lado de las otras tienes que firmar un compromiso de normas de comportamiento que incluye tener el móvil apagado, no hacer ruido etc. El civismo y respeto de los japonenes hacia los demás es algo que me fascina. ¡Cuanto tenemos que aprender! 


Me hospedo en el ala de solo chicas que esta genial, las cabinas son más que completas. Hay cabinas de 2.5m2 y de 4.4m2, yo elegí una de las grandes. Todas tienen un cajón para guardar tus cosas de valor bajo llave, y por supuesto todas las cabinas tienen una persiana que puedes cerrar. 

En esta zona tenemos un baño con spa tradicional tipo onsen abierto las 24h y con un montón de productos de belleza Shiseido a tu disposición. Es muy tarde pero después de dos noches casi sin dormir y de la paliza de vuelos me voy directa al spa y realizo todo el ritual que se hace en los onsen: primero te quitas toda la ropa (sí, toda!) y la dejas en unas taquillas a la entrada del baño, luego accedes a una zona de aseo con taburetes, espejo, geles y champú para lavarte bien y ya estás listo para entrar en el spa en el que el agua está ardiendo! Sales de allí como nuevo, te lo aseguro. 

Deben ser las 2 de la madrugada y decido irme a la cama, estoy muy relajada pero solo duermo 2h. A las 4 el jetlag me despierta. Argggghhhh. Aguanto un poco pero viendo que no me volveré a dormir y que me muero de ganas de conocer Tokyo me voy a la ducha, desayuno y veo que no soy la única que está levantada, este hotel no descansa! 

Hago check out a las 6 y regreso a la terminal para ir a la Oficina de Información Turística para obtener algún mapa de Tokyo mejor que el que llevo y una tarjeta gratuita con una clave para obtener wifi gratuito en algunos puntos de la ciudad. Me dan una pequeña guía de Tokyo en Español que recomiendo que cojáis, es mucho mejor que la Lonely Planet que llevo, más pequeña, concreta y con información muy útil. Las chicas que me atienden son muy amables. Si váis con prisas no os preocupéis porqué hay más oficinas de turismo en Tokyo; en Asakusa, la zona en la que estaré alojada, tengo una casi enfrente del hotel.


Voy de nuevo a coger bus lanzadera para ir a la terminal internacional para coger el tren para llegar a Tokyo. También se puede coger el monorail, de hecho lo cogeré a la vuelta ya que me entra en el Japan Rail Pass que activaré dentro de unos días ya compré el de 7 días y por lo tanto es válido 7 días naturales desde el momento en que lo activas. Empieza el día y cometo mi primer error y no será el último!! No me había dado cuenta de que hay dos buses lanzadera distintos: unos que solo recorren las terminales domésticas 1 y 2 (el bus es de color rojo) y otro que además pasa por terminal internacional que es la que necesito (bus de color verde). Hay un cartel dentro del bus que lo indica. Cuando me doy cuenta voy a preguntarle a la conductora para asegurarme y cuando me confirma que me he equivocado salgo del bus rápidamente con la maleta y me olvido dentro del bus la mochila con todo lo importante: dinero, pasaporte, portátil, etc. Me doy cuenta en el momento en que empieza a arrancar y me sale el impulso de correr hacia el bus, lo alcanzo y mientras sigo corriendo empiezo a dar golpes en el cristal cosa que detiene la conductora y puedo recuperar la bolsa. Madre mía, qué susto! No sé qué hubiera pasado si me doy cuenta unos segundos más tarde!! No me había pasado nunca. Empiezo bien...

En fin ahora solo tengo que esperar el bus verde y volver a la anterior terminal para regresar a la internacional. Suerte que es temprano, poco más de las 7h de la mañana.

Llego a la terminal internacional y me voy a la maquina de tickets para coger el tren. En principio parece fácil pero hay algo de confusión en las opciones de la máquina a la hora de elegir mi parada y le pido a una chica muy amable que tampoco se aclara pero al final me ayuda a sacar el billete (620 yenes). Cojo la Keikyu Line y llego a Asakusa en 45 minutos. Guardad siempre los billetes porque los necesitaréis para salir de la estación de metro. 

Línea de metro en el aeropuerto de Haneda, Tokyo

Mi primer contacto con la simbología japonesa en el metro... ¿Nos vamos a entender?

Metro de Tokyo


Ya estoy en Tokyo!! Ahora sí, qué ilusión! Salgo a la calle, sigo las indicaciones hacia el hotel que llevaba impresas de casa y lo encuentro sin problema a pesar de que está lloviendo, qué rollo!!! Me hospedo en el Hostel Khaosan Tokyo Kabuki (puedes ver la reseña de este hotel y todos los del viaje en este post). Como viajo sola me decanté por hospedarme en un hostel para poder hablar con otras personas y para tener opción de usar una cocina y así poder ahorrar un poco y no tener que salir a cenar a restaurantes por la noche ya cansada si no me apetece. Es un acierto, me encantó la experiencia!


Al entrar veo una caja llena de zapatillas de andar por casa y un armario para colocar los zapatos con los que llegas, así que toca descalzarse y ponerse las zapatillas que te ofrecen, cosa que se repetirá todos los días en el hostel y en cantidad de templos, así que llevaros los calcetines más chulos que tengáis ya que váis a lucirlos! ;-) Hago el check-in pero no puedo acceder a la habitación hasta las 15h aunque puedo usar las zonas comunes si lo deseo. Dejo la maleta para que me la guarden, cojo las cosas imprescindibles, voy a la zona de sofás para organizarme y salgo a conocer Tokyo! Ahora sí que sí!

Zapatillas para ponerme en la entrada del hotel 


Tenía pensado ir al parque Ueno pero sigue lloviendo, ¡Qué rollo! Cambio de planes y reorganizo las visitas que quería hacer hoy. Empiezo por el templo Senso-ji que está muy cerca del hostel. Las visitas del día son:

Senso-ji (estación de metro Asakusa, gratuito). Se dice que es el templo más antiguo de Tokyo (año 628). Su puerta de entrada, la Kaminari-mon, adornada con un gran farolillo, es tan visitada como el propio templo.

Puerta Kaminari-mon

Templo Senso-ji



calle Nakamise (estación de metro Asakusa). Justo al pasar la puerta Kaminari-mon y hasta el templo Hozomon se encuentra esta calle llena de tiendecitas de ropa, recuerdos y comida. Los puestos de comida tienen una pinta estupenda y no puedo resistirme, compro un pinchito de pescado buenísimo por 108 yenes, menos de un euro. 



Calle Nakamise

Puestos de comida en la calle Nakamise


Tiendas en la calle Nakamise

Palito de pescado buenísimo




Donburi y Kappoburi. Sigo caminando y llego a estas conocidas calles que tengo que decir que no me parecen nada del otro mundo, así que si llegáis a esta zona con el tiempo justo, bajo mi opinión podéis prescindir de ellas. Encuentro pasos cubiertos y como sigue lloviendo me entretengo un rato en estas galerías. Me sorprende ver que casi en cada calle hay máquinas de bebidas, además con gran variedad de bebidas frías y calientes. Hay refrescos, tés y cafés en lata. No pasarás sed en Japón, porque no es algo exclusivo de esta zona de Tokyo, las vi durante todo el viaje. Y probé más de una bebida, alguna me gustó más y otras (como el té verde sin azúcar) menos.


Don quijote Tokyo



Máquinas de bebidas en muchas calles de Japón


Sigue lloviendo. ¿Qué puedo hacer? Decido ir a la estación de metro para dirigirme a Akihabara (parada de metro Akihabara. en mi caso el trayecto es: Asakusa-Asakusabashi 180 yenes y Asakusabashi-Akihabara en un tren Japan Rail Pass 140 yenes), la calle eléctrica, una de las que conforman la imagen típica de Tokyo con edificios llenos de rótulos y luces dedicados a los videojuegos, pachinkos (máquinas recreativas), manga, y productos de electrónica. Como quiero entrar en algunos de estos centros comerciales y de ocio pienso que es mejor hacerlo hoy que llueve y dejar las visitas exteriores para otros días en los que luzca el sol. 

Uau, cuando sales de la estación te encuentras con un buen impacto visual, qué cambio respecto a otros barrios! Cuanto color, carteles en las fachada, imágenes de manga, luces de neón... Qué pasada (y por la noche tiene que serlo más todavía, mi intención era volver otro día para comprobarlo pero no tuve tiempo)! No puedo esperar y enseguida veo el edificio de SEGA y entro a ver. Tiene varias plantas todas con videojuegos, máquinas recreativas y máquinas con ganchos como las que tenemos aquí en la feria para coger peluches pero en las de allí hay productos de series y comics manga.




Akihabara





Akihabara


Akihabara


Me sorprende la afición que tienen por las máquinas recreativas, gente de todas las edades y condiciones. Y allá donde fueres haz lo que vieres ;-)

Afegeix la llegenda



Sigo paseando por las calles mirando los edificios y entro en unos cuantos de máquinas de juego y algunos edificios dedicados a la tecnología, aunque de momento no compro nada. 

Ya es bastante tarde y empiezo a tener hambre. Veo un restaurante con un escaparate con los platos de cera y me acerco a ver si me apetece la comida que veo. Qué preguntas... Pues claro! Me apetece todo! Qué pinta! Entro y me encuentro con una máquina expendedora con los platos marcados. Una camarera me indica que debo marcar el plato que quiero, pagar introduciendo una moneda y a continuación entregarle a ella el ticket que sale de la máquina para que ella sepa qué he elegido y por lo tanto que debe servirme. Me parece muy curioso pero super práctico, no hay errores posibles ni problemas de comunicación. Me sirven un plato buenísimo que lleva tofu y más cosas que no sé identificar pero que me sabe a gloria. Además en la mesa hay wasabi y algunas especias y pruebo a poner alguna y todavía está más bueno. El agua es gratuita y no hay que pagarla. He comido genial. Puedo seguir con alguna visita más.



Restaurante en Akihabara

Máquina para pedir la comida



Mi primera comida en Japón, en Akihabara


Callejeo un poco más por las calles y los centros comerciales de Akihabara y pongo rumbo a otro templo: Myojin.

Myojin (metro Akihabara, templo gratuito). Me costó un poco encontrarlo y perdí bastante tiempo para llegar a él. Llevaba la App CityMaps2Go que recomiendo, con mapas offline pero no me había dado cuenta de que a parte de señalarte donde está situado el lugar al que quieres ir también te marca tu ubicación y la distancia hasta el lugar (sin conexión a internet) y no lo usé. Ya os comenté que tuve poco tiempo para preparar el viaje y no exploré esta app con detalle. Me di cuenta de todas las funciones a la vuelta, en Doha donde sí lo aproveché un poco! Finalmente siguiendo los mapas de toda la vida llegué al Myojin subiendo unas escaleras un poco escondidas. La lluvia me dio unos minutos de tregua para visitar este templo sintoista del año 730 que dicen que trae suerte para los negocios, la familia, encontrar pareja y que protege de la mala suerte y la competencia. 

Templo Myojin, Tokyo

Templo Myojin, Tokyo

Templo Myojin, Tokyo


A los pocos minutos empezó a llover de nuevo y decidí dar por finalizadas las visitas de mi primer día por Tokyo. Cogí el metro para irme al hotel. Las calles cercanas al hotel están llenas de restaurante, súpers, tiendas, etc. Así que pasando por un súper entré a comprar algo para cenar y el desayuno para el día siguiente. Hablé un rato con otros viajeros y con los recepcionistas del hotel que siempre estaban dispuestos a preguntarte cosas o a explicarte sus experiencias viajeras y algunas tradiciones niponas, fuerono un encanto. Y a descansar para seguir disfrutando de Tokyo al día siguiente, rezando para que saliera el sol...


Resto de entradas del viaje:


- Día 0. Preparativos




- Día 7. Kyoto. Arashiyama: kankunji, Ryoan-ji, Nina-ji, Toniyu, Bosque de Bambú, Nijo Castle, Kyomizudera, Nanzen-ji street,

- Día 8. Inari: Fushimi Inari - Nara: Kofukuji, Parque de Nara, Todaiji, Kasuga Taisha

- Día 9. Kibune - Kurama - Kyoto: Heian Jingu, Ginkaku-ji, camino de la filosofía

- Día 10. Tokyo. Ginza, Tsujuki

- Día 11. Qatar (Doha)



6 comentarios:

  1. Que buena pinta la comida!! esos sitios, con la máquina de tickets, suelen estar muy bien de precio, tiramos mucho de ellos...como las cadenas de bols de arroz ^_^

    Ah! y sobre el bolso...seguramente no habría pasado nada...lo hubieras recuperado con todo dentro ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo también comí en bastantes sitios de estos porque a parte de baratos y buenos puedes elegir con facilidad lo que quieres comer.

      Y el bolso como dices estoy segura que nadie habría tocado nada, de hecho vi a una chica dejarse un monedero en un tren y una señora salir corriendo a dárselo pudiendo incluso perder el tren, pero hubiera sido un buen lío encontrar de nuevo el bus en el que me he dejado el bolso! Por suerte reaccioné a tiempo ;-)

      Un abrazoooo!!!

      Eliminar
  2. Qué alucinante. Como siempre estoy llena de curiosiadad de todo lo que posse Japón. Gracias por compartirnos este post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Japón es una pasada, superó mis expectativas! Y ahora me encanta recordarlo mientras voy escribiendo los posts! ;-) Un abrazo!

      Eliminar
  3. Que buen post!! Impresionante.. las fotos muy chulas y la comida una pinta que no veas!! Siempre me llamó la atención la tradición que tienen de descalzarse al entrar a los sitios jeje es curioso.. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Verónica!
      Disfruté mucho comiendo!
      Lo de descalzarse al principio hace gracia pero cuando tienes que hacerlo varias veces al día o acabas de salir del hotel y ves que te has dejado algo y tienes que descalzarte y volver a calzarte solo para entrar y salir... Y además es invierno y llevas botas o zapatos con cordones... Se hace un poco pesado, pero es la mar de limpio y no deja de ser curioso!

      Saludos!

      Eliminar