domingo, 31 de julio de 2011

Túnez (Septiembre 2004)


MI MEJOR MOMENTO/FOTO DEL VIAJE



Una nueva experiencia fumando shisha


ITINERARIO:

Día 1 (9 Septiembre): Barcelona - Hammamet
Día 2 (10 Septiembre): Hammamet.
Día 3 (11 Septiembre): Hammamet.
Día 4 (12 Septiembre): Hammamet.
Día 5 (13 Septiembre): Hammamet - Barcelona














LOCALIZACIÓN: Túnez se encuentra en el norte de África, entre el Mar Mediterráneo y el Desierto del Sahara, y entre Argelia y Libia.

IDIOMA: Árabe y algo de Francés.

MONEDA: Dinar

DIFERENCIA HORARIA:  +1h


ALOJAMIENTO: Hotel Globalia Savana, en Hammamet. Un hotel correcto en cuanto a sus  instalaciones, aunque no muy aficionados a la limpieza. Kilian entró en la habitación fumando y se le cayó un poquito de ceniza al suelo, que estuvo con nosotros hasta que nos fuimos, así que no limpiaron mucho la habitación. Al siguiente día me encontré en el baño un cubo para la limpieza con agua y unas bayetas dentro (no sé si querrían que colabora yo con la limpieza... ;-) ). Por otro lado la habitación que nos tocó tenía una "columna-armario" que no se podía abrir (y debía estar hueco por dentro y con salida al exterior) por la que se escuchaba mucho ruído de golondrinas, casi como si estubieran dentro de la habitación...

Hotel Globalia Savana




Hall del hotel




Días 1-5 Hammamet.



Realmente debo admitir que este fue un viaje totalmente desaprovechado, y me da mucha pena admitirlo. Cuando reservamos el viaje realmente solo buscábamos un lugar (con playa) para descansar y que fuera un poco distinto a los lugares habituales. Queríamos estar tranquilos y un poco lejos (a mi la distancia siempre me da más sensación de vacaciones, e incluso puedo desconnectar más que si me voy a cualquier playa de la costa de nuestro país, que las tenemos muy buenas y he disfrutado mucho de ellas, todo hay que decirlo). Así que cuando vimos una oferta a Túnez nos lanzamos enseguida porqué no salía nada caro (no recuerdo lo que nos costó pero el precio estaba muy bien) y básicamente es lo que estábamos buscando.

Así que fuimos y no nos defraudó para nada porqué pasamos unos días relajados combinando el hotel, con algunos baños o paseos por la playa, compritas en algún zoco, salida a alguna fiesta/cena típica con espectáculo y poco más.

Hoy en día evalúo el viaje y me doy cuenta de que estuvo plenamente vacío. Obviamos todas las posibilidades que ofrece un país compuesto por un 40% de desierto, el gran sahara. Si repitiese el viaje hoy: haría una excursión en 4x4 (o en camello) por el desierto subiendo las dunas de Zaafrane; me alojaría en una jaima; visitaría los oasis de Nouil y el palmeral de Tozeur; iría a Chebica y pasearía a pie por su palmeral entre acequias y cascadas de agua; me dirigiría a el lago salado (Chott el Djerid); llegaría a Matmata, un lugar repleto de cuevas o grutas trogloditas donde vivían sus habitantes y pasaría por el famoso hotel-cueva Sidi Idris, así como por el "planeta Tatooine" de la Guerra de las Galaxias, que se rodó allí; admiraría los ksars (castillos del desierto); saldría hacia El Jem para visitar el coliseo romano y tambíen las ruinas de Cártago; me situaría en el Ribat (fortaleza árabe) de Monastir; pasearía por el pueblo morisco de Sidi Bou Said y visitaría la ciudad Santa de Kairouan y sus mezquitas... Es decir exploraría, viviría, haría una inmersión en la esencia de Túnez. No lo hice (y realmente no se porqué). Así que no os lo voy a poder contar.

Solo os puedo contar que disfrutamos de unos tranquilos días de playa y relax, con el exotismo de estar en un lugar con una cultura muy distinta que solamente pudimos "intuir", asistiendo a alguna fiesta tradicional, pero no nos empapamos de ella ni del país en general. Os lo tendré que contar en una próxima ocasión, nunca se sabe... Lo que os puedo asegurar es que intentaré que esto no me vuelva a suceder. Llegar a un país y pasar por él casi de puntillas no es la mejor opción para viajar, conocer, entender y disfrutar. Aunque vuelvo a reconocer que en su momento el viaje que realicé cumplió perfectamente con lo que andaba buscando, pero si lo analizo hoy me sabe a muy muy poco. Cada viaje tiene su historia, su porque ya que no siempre nos encontramos en la misma situación, con las mismas necesidades. Por este motivo todos los destinos ofrecen múltiples opciones para satisfacer las inquietudes de cada cual en un momento dado. En fin. Os cuento lo poco que hice...



 


- Deleitamos una rica cena tunecina compuesta por cous cous.





- Asistimos a una fiesta tradicional con espectáculo: danzas, faquires, camellos, etc.

Incluso Kilian formó parte del show. Dos chicos y él (pantalón claro) fueron requeridos por uno de los faquires para sujetar una tabla que haría de tope para una barra de hierro que tenía su inicio en el cuello del faquir y que se doblaría por la presión.





Danzas tradicionales                                                                    Un faquir con cadenas clavadas en el cuerpo y la cara









- Paseamos por la playa de Hammamet.


Paseamos y nos bañamos en estas aguas del Mediterráneo. En el fondo de la imagen se puede ver un barco de color negro. Es el barco pirata. Existe una gran oferta, en Hammamet, para realizar un tour en un barco pirata. Se puede contratar la excursión en el hotel o en cualquier parte puesto que por la calle o en la misma playa encontrareis personas que se acercan con un book de fotos para ofrecer la excursión. No sé si son de fiar. Nosotros no lo contratamos puesto que habíamos leído en algún foro que no merecía mucho la pena. Se trata de pasar un rato en alta mar bebiendo y comiendo sardinas sin más. Aunque como os digo yo no puedo opinar de la experiencia.  









- Practicamos el regateo en la medina de Hammamet.


Tengo que decir que al principio me costaba pero me fui metiendo en el papel de tal manera que en una ocasión me echaron de la tienda por exigir demasiado. Después analizándolo me di cuenta de nos estábamos "peleando" por menos de un euro que desde luego no me hubiese importado pagar. Asumí el rol de tal forma que no había manera de doblegarme!! Salimos un poco cansados, con la cabeza cargada. El zoco está lleno, pero lleno de tiendas muy pequeñas una al lado de la otra. Los vendedores están en la puerta y todos te invitan a pasar, incluso algunos te cogen del brazo para que vayas a su tienda. Por otro aconsejo quitarse la manía que a veces tenemos de tocar el género que estamos mirando y que a posiblemente no tenemos intención de comprar. Ellos entienden que si tocas algo es porqué te gusta y si te gusta ya encontraremos un pacto económico por ello. Así que no toqueis lo que no tengais intención de comprar! Al final salimos con unos cuantos regalos, y adquirimos otros en una tienda del hotel con precio fijo.


Entrada a la medina



Exterior de la medina






- Fumamos shisha en un café moro.


Una era de manzana y otra de menta. Yo no soy fumadora así que pensé que me costaría más, pero no fue así. Hay que chupar un poco fuerte hasta ver como salen burbujitas del agua de la base. También pensé que no me gustaría puesto que no me gusta el humo del tabaco, pero en realidad no sale humo sino vapor del sabor que hayas elegido, es curioso. Nos compramos una shisha, así como tabaco de manzana y de fresa pero en casa no la utilizamos nunca, solo nos sirvió de adorno. Hablo en pasado porqué se nos rompió (le cayó un reloj de pared encima...).















- Disfrutamos de las instalaciones del hotel con su pool bar.









VALORACIÓN:



LO MEJOR:  La experiencia de probar la shisha (de manzana o menta!).

LO PEOR: El agobio del zoco y el cansancio del regateo.



Relatos de otros viajeros postamigo:

- Lagarto Rojo: Túnez: Tozeur, desierto y oasis

4 comentarios:

  1. Buenas Anna! Cada vez que leo algún relato de Túnez me trae muy buenos recuerdos. Fue mi primer gran viaje y nos lo pasamos genial. Este es uno que tengo pendiente relatar en mi blog todavía... y no se para cuando será.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me encantará leerlo! Tal y como relato en la introducción desaprovechamos muchas de las posibilidades que ofrece este país así que no me importaría volver para realizar todos los pendientes (ruta por el desierto, palmeral, etc.). A ver para cuando...

      Saludos!!!

      Eliminar
  2. jejeje que divertida la shisha! me encanta :) Estoy de acuerdo contigo que el regateo en Túnez es pesado... Quizás es de los sitios que se me ha hecho más duro el tema de regatear ( y eso que a mi me gusta) Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Meritxell!!!!

      Pues si te digo la verdad en Túnez quedé tan harta que cuando fui a Egipto ya no me quedaban muchas ganas de negociar y creo que los vendedores hicieron su agosto conmigo!! :)

      A veces me veía ridícula peleando por 20 céntimos al cambio... Pero si hay que ponerse en el papel una se pone! jejeje.

      Gracias por pasarte por el blog!!

      Un abrazo!!

      Eliminar