domingo, 31 de julio de 2011

Italia Norte (junio 2000)












MI MEJOR MOMENTO DEL VIAJE



La bella Florencia vista desde el Ponte Vecchio




ITINERARIO:

Día 1 (23 junio): Girona - Pisa - Sant Gimignano
Día 2 (24 junio): Sant Gimignano - Siena
Día 3 (25 junio): Siena - Florencia
Día 4 (26 junio): Florencia
Día 5 (27 junio): Florencia - Verona - Venecia

Día 6 (28 junio): Venecia - Milán
Día 7 (29 junio): Milán - Girona.































LOCALIZACIÓN:

IDIOMA:  Italiano

MONEDA: Euro

DIFERENCIA HORARIA:  -

ALOJAMIENTO: No puedo acordarme del nombre de los hoteles en los que estuve, el viaje se realizó hace 11 años y en aquel entonces no guardaba datos de este tipo. De todos modos era una estudiante sin demasiados recursos, así que eran hotelitos muy sencillos seguro.


Día 1 (23 junio): Girona - Pisa - Sant Gimignano


Es pronto por la mañana y llegamos a Pisa, una pequeña aunque concurrida ciudad. Nos acercamos a la torre (el campanario de la catedral de Pisa) y a sus jardines. Hago algunas fotos a la torre, con mucho cuidado, porqué como desplaces un poco el marco de la foto la torre te sale recta, lo que no tiene ninguna gracia claro... La torre empezó a desplazarse al poco de empezar su construcción allá por el año 1173. Desde aquél entonces el gobierno italiano ha hecho algunas remodelaciones para reducir el ángulo de inclinación y evitar así que se desplomara la torre. Por este mismo motivo en 1990 se cerró la entrada al público (reabriendo en 2001), así que no pude entrar ni subir sus 294 escalones (55m).





En Pisa no hay mucho más que ver, así que nos vamos a Sant Gimignano, un pequeño pueblo enmurallado situado en lo alto de una colina perteciente a la encantadora Toscana.  Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la humanidad.







Por allí paseamos un ratito por estas calles adoquinadas, recuerdo de la era medieval. Me recuerda un poco a la parte antigua de mi pueblo, Hostalric (Girona, os lo recomiendo!!!!) o muchos otros del Baix Empordà como por ejemplo Pals.   Entramos por la puerta de san juan y llegamos a la plaza de la cisterna (en la foto superior), la cual comunica con la plaza del duomo, el centro del pueblo. Una vez hemos recorrido el encantador pueblo nos dirigimos a otro bello lugar: Siena.




Día 2 (24 junio): Sant Gimignano - Siena


A lo lejos esta ciudad ya nos recibe con encanto.





La imagen en blanco y negro bien podría pertenecer a alguna película de la filmografía de los años 50 del gran Fellini...







Llegamos a su parte más majestuosa, la plaza del Campo, en forma de concha y rodeada de antiguos palacios y torres. En esta plaza tiene lugar dos veces al año el Palio, es decir una competición hípica entre las contradas de Siena. Esta carrera medieval se puede observar el 2 de julio (Palio di Provenzano) o el 16 de agosto (Pallio dell'Assunta).  Durante algún tiempo esta plaza fue considerada la más grande de Europa.






Fuera de la arquitectura medieval también alberga otras plazas, jardines, etc.













Día 3 (25 junio): Siena - Florencia y  Día 4 (26 junio): Florencia



Llegamos a Florencia, la que nos permitirá adentrarnos en el renacimiento de manos de Miguel Ángel y Leonardo. Entramos por la puerta grande, vamos a la catedral Santa María de las Flores y observamos su famosa cúpula. Un poco más tarde la veré sin tener que girar el cuello y observar el cielo, aparecerá por una de las ventanitas de la torre de la catedral.













Siguiendo el perímetro de la catedral encontramos le campanile de giotto (la torre-campanario). Giotto fue un famoso pintor y arquitecto que diseñó la torre, aunque no pudo ver terminado su trabajo puesto que cuando murió en 1337 solamente se había construido la parte más baja.







Vista de la cúpula desde la torre campanario





Nos acercamos a la piazza de la signoria (plaza de la señora), situada al sur de la Catedral, la cual podría considerarse un museo al aire libre, con sus cuidadas esculturas así como el gran palazzo vecchio (palacio viejo).






A pocos metros nos encontramos con otra antigüedad digna de visitar: el ponte vecchio (repleto de tiendas, joyerías y recuerdos). Desde el puente asoma una bonita estampa de la ciudad.



Vista desde el Ponte Vecchio



Una vez hemos admirado la arquitectura es hora de alimentar el alma de cultura. Entraremos a la Galería de los Uffizi, un palacio que aguarda una de las más antiguas colecciones de arte.

Y finalmente la obra esperada. Vamos a contemplar la perfección, el David de Miguel Ángel (de principios del sXVI), situado en la Galería de la Academia. Esta escultura de mármol blanco alcanza los 5,17 metros. A mi me dejó totalmente impresionada puesto que creía que tenía un tamaño natural, 2m a lo sumo. Fue una agradable sorpresa puesto que normalmente me pasa el proceso contrario. Los grandes atractivos de las grandes ciudades me defraudan por tener un tamaño más reducido del esperado. La famosa escultura simboliza el momento previo al enfrentamiento contra Goliat.







Nos alejamos de la ciudad para contemplarla y admirarla en la distancia. Nos relajamos contemplando las vistas tumbados en unos bonitos jardines, los jardines de Boboli. Un remanso de paz. Es relajante pasear por sus parques observando a la vez un sinfin de esculturas, fuentes y lagos que completan el paisaje. Entre ellas encontramos la fuente de neptuno, una estatua dedicada a la diosa fortuna, un teatro, y algunas grutas.











Abandonamos Florencia con un buen sabor de boca. Una ciudad completa y bella. Con una gran oferta cultural, arquitectónica y paisajística.










Día 5 (27 junio): Florencia - Verona - Venecia


Cambiamos de tercio, es el turno de Verona, la Verona de Romeo y Julieta. Y a casa de ésta última nos dirigimos, cerca de la Piazza Erbe. Allí podremos observar su menuda tumba. Fuera, la fachada de piedra sorprende con su famoso balcón.












Otro atractivo de la ciudad es el Arena Romana del siglo I, la tercera estructura de este tipo en tamaño del mundo, donde a menudo se realizan festivales de ópera.











Dejamos esta romántica ciudad para dirigirnos a otra si cabe más romántica, la increíble Venecia. Muchos me habían advertido del mal olor de los canales y la verdad es que seguramete tuve suerte pero en ningún momento tuve que taparme la nariz en la ciudad de los canales. Otra advertencia antes de ir a Venecia es preocuparse por si hay acqua alta, puesto que en este caso el mar se desborda inundando por completo la ciudad, en especial la famosa plaza san Marcos. Tampoco tuve que sufrir por ello, así que pude disfrutar de Venecia en todo su esplendor. Solo hay dos formas de llegar a venecia: en tren o en barco por mar con el vaporetto. Escogimos este último medio de tranporte. Desembarcamos muy cerca de la plaza san Marcos repleta de turistas, golondrinas, joyerías y boutiques de grandes firmas.




Plaza San Marcos



Recomiendo subir al campanario de San Marcos (punto más alto de la ciudad) para poder observar unas estupendas vistas de la Santa María de la Salud, los canales, las islas y este mar azul verdoso. 









Nos ponemos a caminar por esta laberíntica ciudad sin humo y sin preocuparte por semáforos, cruces ni pasos de peatones, la verdad es que es un gustazo andar por una ciudad sin coches! Y llegamos a uno de los puntos obligados de la ciudad: el Ponte Rialto (1591), el puente más famoso de Venecia situado cruzando el Gran Canal.



Ponte Rialto

Vista desde Ponte Rialto


Nos detenemos unos segundos a contemplar la isla de San Giorgio Maggiore, donde destaca la basílica del mismo nombre con el sobresaliente campanario (Campanile, parecido al de San Marcos). Dicen que desde éste se pueden observar preciosas vistas. Yo no fui, pero se accede mediante el vaporetto (horario: cada día: 9.00 a 12.30 y 14.30 a 17.00). La isla actualmente alberga el centro de arte de la Fundación Giorgio Cini. Esta Fundación se dedica a la recuperación del patrimonio veneciano. Dentro de la iglesia se pueden encontrar obras de arte como: La Última Cena y La Congregación del Maná (de Tintoretto).

La de San Giorgio no es la única de Venecia, las más famosas son: Burano, Murano, Cementerio San Michel, Torcello y el Lido. Aunque la más conocida es, sin duda, la isla de Murano por ser el lugar donde se producen los mejores trabajos de cristal y vidrio del mundo. Se puede llegar a ella desde muchos puntos. Por ejemplo desde la Plaza de San Marcos hay que acudir hasta la parada San Zaccaria y tomar el vaporetto 42. Éste pasa por  Fonamente Nuove, el cementerio San Michel y llega a Murano en unos 40 minutos. Tampoco os puedo contar la experiencia porque tampoco estuve allí, ya que se puede comprar cristal de Murano en toda Venecia. En Murano se encuentra el museo del vidrio y se puede observar el trabajo de los artesanos en distintas fábricas. 








 
Mientras montamos de nuevo en el vaporetto nos despedimos de esta peculiar ciudad. Por cierto tampoco monté en góndola puesto que recuerdo que era carísimo (y yo una estudiante sin demasiados recursos...), pero debe ser una curiosa experiencia. Cuando volví en 2008 (Venecia '08) un viaje de unos 40 minutos costaba unos 80 euros, por góndola, independientemente de los pasajeros.


Día 6 (28 junio): Venecia - Milán


Última parada: Milán, la cuna de la moda, el buen gusto y la elegancia. Visita obligada: el duomo, su grandiosa catedral de estilo gótico de 157 metros con capacidad para 40.000 personas. Yo lo vi sin remodelar, de este color marroncito que se aclararía en unos años. Es el único recuerdo que me queda de Milán, tendré que volver a refrescar la memoria... ;-)











Día 7 (29 junio): Milán - Girona.

Y vuelta a casa, que nos quedan muchas horas de asfalto...




VALORACIÓN:

LO MEJOR:  Venecia y Florencia.



LO PEOR: No hubo nada malo pero pasaría pocas horas en Pisa.







Relato de otros viajeros #postamigo


6 comentarios:

  1. Me encanta Italia aunque me queda mucho por conocer, me guardo algunos de los lugares en los que estuvistes como Siena o Sant Gimignano ya que tengo pensado hacer una escapadilla por allí pronto!!! Un abrazo!!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que Italia tiene mucho por ofrecer, yo he ido cuatro veces y estoy segura de que no serán las últimas!!

      Además, esta zona la visité hace muchos años con lo que no me importaría repetir la escapada para ver si ha cambiado algo... ;-)

      Un abrazote!!

      Eliminar
  2. me encanta que hayas publicado tus fotos de hace 11 años, le da un toque super vintage. Me declaro una enamorada de Italia. Muy buen recorrido por el norte, si vuelves te recomiendo Turín, una gran desconocida.
    Un saludo (nos seguiamos en instagram, ahora te sigo en twitter) ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dudé si poner el relato o no por el tema de las fotos antiguas y por el hecho de no recordar muchos datos con exactitud pero me alegra que me digas que le da un toque vintage, jajaja. Un abrazo!!

      Eliminar
  3. Voy a ponerme a leer tu diario ya que si todo va bien este será mi próximo destino. Bueno, variando un poco, porque haremos Pisa, Florencia y Le Cinque Terre. Asi que ... empiezo a prepararlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os va a encantar la zona, a mi me falta Cinque Terre y le tengo muchas ganas. De este diario no vas a sacar mucha información porque fue uno de mis primeros viajes hace un montón de años y a penas recuerdo datos, además a día de hoy tampoco tendrían mucha validez porque estarían bastante desfasados. Me encantará leer los tuyos a la vuelta para recordar experiencias y leer de nuevas. Un abrazo y que lo disfrutéis un montón!

      Eliminar