domingo, 31 de julio de 2011

Bruselas (Octubre 2009)




MI MEJOR MOMENTO/FOTO DEL VIAJE


Vistas desde Mont des Arts



ITINERARIO:



DÍA 1 (17 octubre 2009): Girona - Bruselas.
DÍA 2 (18 octubre 2009): Bruselas.
DÍA 3 (19 octubre 2009): Bruselas - Girona.





















ALOJAMIENTO: Nos alojamos en un Apart-hotel: Citadines Toison d'Or. No está en el centro de la ciudad, sino en una zona muy tranquila, algo al sur, en un barrio de alto poder adquisitivo puesto que en la misma calle del hotel (Avenida Louise) existen todas las tiendas de firmas importantes y exclusivas (Chanel, Louis Vuitton, Hermes, etc.). El hecho de que no esté situado en el centro no es un problema en Bruselas, puesto que es una ciudad con un tamaño muy manejable, sin grandes distancias. Además a quien no le guste caminar y callejear muy cerquita del hotel se encuentra una de las paradas de metro con mejor combinación de Bruselas ("Louise"). Nosotros sólo tomamos el transporte público para llegar al atomium (último día), pero para visitar la ciudad no lo necesitamos en ningún momento y fuimos a todas partes andando. Por otra parte las habitaciones del hotel disponen de una pequeña cocina para quien prefiera ahorrar en las comidas y no le importe cocinar (con microondas, lavavajillas, etc.). Hay que decir que Bruselas no es excesivamente cara. Cerca de la Grand Place existe gran cantidad de restaurantes con menús o precios asequibles. Nosotros utilizamos la cocina una sola vez. El segundo día llegamos cansados a la habitación y no nos apetecía salir a cenar, así que fuimos a un supermercado y compramos unos platos "típicos" de allí (sólo tuvimos que calentarlos en el microondas).








DÍA 1 (17 octubre 2009): Girona - Bruselas.


Es sábado por la mañana. Nos levantamos prontito y nos dirigimos al aeropuerto de Girona donde tomaremos el vuelo con la compañía Ryanair (nos ha costado 20 euros los dos, o sea 5 euros por trayecto!!!). Dejamos el coche en el párquing del aeropuerto ya que los precios no son nada abusivos (8-9 euros por día!). Y a volar!

Llegamos a Bruselas y como no tenemos que esperar maletas (llevamos solamente equipaje de mano), compramos los tickets de bus y en unos 15 minutos salimos. El bus te deja en la estación de trenes, en nuestro caso solo a unos 10-15 minutos andando del hotel. Así que nos vamos al hotel, hacemos el check-in, dejamos las cosas en la habitación y nos damos una vuelta por los alrededores del hotel.
La ciudad se divide en la ciudad alta, baja (el centro) y el barrio europeo (lleno de oficinas y algunos edificios destacables como el Parlamento o edificio Berlaymont de la Comisión Europea). Este barrio concentra la sede oficial del Consejo de la Unión Europea, la Comisión Europea, El Comité Económico y Social Europeo, el Comité de las Regiones, la OTAN,  el Parlamento europeo, entre otras  instituciones y empresas. El barrio europeo se encuentra totalmente desierto en fin de semana, leímos en una guía que a parte del edificio del Parlamento no tenía mucho más, así que decidimos centrarnos en los otros barrios.

Existe una calle peatonal (paralela a la calle del hotel) repleta de tiendas y restaurantes. Como se acerca la hora de comer elegimos sitio y entramos a comer. La verdad es que barato no era pero qué más da, con lo barato que nos han salido los billetes de avión nos podemos dar algún que otro capricho... Además comimos bien, todo hay que decirlo.





Con el estómago lleno tenemos la energía asegurada para empezar a conocer esta tranquila ciudad. Nos dirigimos al centro pero por el camino podemos admirar otros lugares que también nos cautivan por su encanto. En primer lugar (a unos 250m del hotel) nos econtramos con el Palacio de Justicia. Es una lástima que se esté remodelando y esté repleto de andamios cubriendo la fachada principal, con su famosa cúpula de color verde. Por este motivo no hice ninguna foto de la entrada principal, sólo pudimos fotografiar la parte trasera (mucho menos vistosa...). Otra lástima es que el horario de visitas esté restringido los fines de semana, solo se puede visitar de lunes a viernes de 8h-17h. Pongo una foto de la fachada principal (encontrada en la web limalaunica.com) para que se pueda apreciar su belleza.


Parte trasera del Palacio de Justicia


Fachada principal del Palacio de Justicia (limalaunica.com)






Frente al palacio de justicia se encuentra el monumento en honor a la infantería belga, en recuerdo de los soldados que cayeron en las dos guerras mundiales. 






Seguimos nuestro camino y llegamos a la iglesia Notre Dame du Sablon, una de las iglesias góticas más bellas de Bélgica construida en el siglo XV, parecida a la catedral Notre Dame de París.






Enfrente, en la Place du Petit Sablon, encontramos un pequeño remanso de paz con un tranquilo jardín.












Si seguimos recto, en la misma calle se encuentra el museo de instrumentos y de la música, nosotros nos desviamos para llegar al Palacio real. Detrás de éste destaca una escultura ecuestre del rey Leopoldo II.







Unos metros más adelante, en la parte alta de la ciudad, nos encontramos con el gran Palacio Real, uno de los eficifios más famosos de la ciudad por ser la sede de la monarquía belga.  En él se encuentran instaladas las oficinas de los reyes, algunos ministerios, salas de reuniones oficiales y habitaciones para los jefes de estado invitados. Desde 1831 el palacio no es la residencia real, sino que los reyes viven en el Palacio de Laeken, en las afueras de Bruselas. Se puede visitarse de martes de domingo de 10.30-17h.














Cruzamos la calle adoquinada y atravesamos el Parque de Bruselas (o Parque Real), equivalente a Hyde Park o Central Park, aunque muy inferior en tamaño, cumple sus mismas funciones de esparcimiento para los habitantes de la ciudad. Al final divisamos el Palacio de la Nación (data de finales del siglo XVIII) que alberga al nuevo Parlamento Flamenco donde se realizan sesiones del Parlamento y del Senado.





Suficiente por hoy. Desandamos lo andado y nos dirigimos al hotel. Una duchita, una cena cerquita del hotel (más asequible que la comida...) y a descansar que mañana caminaremos muuuuucho más que hoy.



DÍA 2 (18 octubre 2009): Bruselas.


Hoy nos dirigiremos a la Grand Place, para hacerlo pasamos por algunos de los sitios que visitamos ayer. Una vez llegamos al Palacio Real no cruzamos la calle dirección al Parque sino que pasamos por delante de la fachada principal y seguimos la misma calle (hacia izquierda) y caminamos un rato subiendo cuestas y escaleras hasta llegar a Mont des Arts, para mi la mejor visita de la ciudad. Esta zona congrega diversos museos e instituciones culturales tales como el Museo Belvue (contiene documentos históricos que cuentan la historia de Bélgica), el Palacio de Bellas Artes (donde se pueden contemplar distintas exhibiciones, salas de teatro y espacios para conciertos), el Museo Magritte (se puede observar la obra del famoso pintor).  Además cuenta con callejuelas con librerías antiguas y con encanto. Primero pasamos por la Plaza Real hasta llegar al mirador de Mont des Arts con el Jardín Albertina a sus pies. No somos muy amantes de los museos así que nos encandilamos con las vistas de la ciudad y del jardín que se puede disfrutar desde este punto. 


Plaza Real



Plaza Real



Plaza Real vista desde Mont des Arts

Vista de Jardín Albertina desde Mont des Arts













Desde Mont des Arts se observa un reloj tipo Jacquemart construido en 1958 con 24 campanas situadas en un arco. En el reloj aparecen 12 figuras que representan importantes personajes históricos y folklóricos de Bruselas. Los relojes Jacquemart son reconocidos por el personaje que hay en la parte superior, que marca las horas golpeando la campana con un martillo.





Bajamos a los jardines y nos dirigimos a la Grand Place, pero antes pasamos por las galerías Reales Santo-Hubert dedicados al rey (al este de la rue Bouchers),  a la reina (al oeste) y a los príncipes. Estas galerías fueron diseñadas en 1847, siendo las primeras galerías comerciales de Europa. Miden 200 metros de largo y están cubiertas por una gran cúpula de cirstal situada a 8 metros de altura.  Dentro se encuentran elegantes escaparates de un sinfín de chocolaterías (mmmmhhh...), joyerías, tiendas de moda exclusiva, cafeterías y restaurantes, un teatro y un cine. Al final se encuentra la famosa cervecería Morte Subita. Se puede acceder a las galerías desde la Rue du Marché aux Herbes, la Rue des Bouchers o desde la Rue de l´Ecuyer.






Muy cerquita, en Rue de la Fourche (45) se encuentra una parada obligatoria: el beer planet. Allí se encuentra la más amplia gama de cervezas que jamás se hayan creado: cerveza de frambuesa, cerveza de café, cerveza de fruta de la pasión, etc. Está claro que Bélgica es el país de la cerveza y el chocolate (me quedo con este último!!! ;-)). Nosotros llegamos por la mañana (domingo) y estaba cerrado, así que no pudimos deleitarnos con ninguna de las infinitas clases que se nos habían antojado ya en la página web. 





Muy cerquita de rue de Bouchers, escondida en el pequeño callejón de  Impasse de la Fidelité se encuentra Jeanneke Pis, una réplica femenina del icono de la ciudad (Manneken Pis). Esta niña es de igual tamaño y está tallada en piedra caliza grisácea, se encuentran a la misma distancia de Grand Place (en direcciones opuestas) auque la historia de uno y otra no guardan mucha relación puesto que Jeanneke fue creada en 1987 por encargo del dueño de un restaurante. Normalmente está protegida por unas rejas, pero justo en el momento en que llegamos a ella había un encargado limpiándola que muy amable nos ofreció la posibilidad de fotografiarla libre de su celda.

Justo al lado de la figura se encuentra la cervecería Delirium Tremens, que junto a la Morte Subite son las más famosas de Bruselas por su gran variedad de cervezas. Delirium Tremens tiene el record Guinness por el gran catálogo de tipos de cervezas (se estima que son unas 2.000 clases, aunque algunos aseguran que llegan a los 5.000).










¿Llegaremos finalmente a la Grand Place? De momento no porqué nos detenemos en el edificio de la bolsa (C/Auguste Ortsstraat 31). Ya queda poquito... De momento tenemos un poco de hambre así que nos damos un caprichito mediamañanero: nos compramos unos gofres en la tiendecita blanquiroja que se ve en la foto. ¿Cómo no?  Esto es Bruselas... Mmmmmm, sin palabras...´






Por fin, llegamos al corazón de Bruselas!!!!!!!! Wow!!! Esta concurrida plaza adoquinada forma parte del conjunto arquitectónico del Siglo XVII. Relamente te deja impresionado y hay tanta belleza arquitectónica que no sabes hacia donde mirar!  La plaza está formada por diversos edificios, a cuál más bonito. Nos fue imposible tomar una instantánea de toda la plaza, debido a su magnitud, así que la única opción: a cachitos. Quienes la han visto por la noche afirman que es un espectáculo y que tiene un encanto especial, casi hechizante. Nosotros nos conformaremos con el embrujo de mediodía, y la verdad nos parece igual de bonita. Aunque tiene que ser una maravilla verla cubierta de una alfombra de flores. Esta plaza rebosa energía y vida. Está llena de visitantes, bares, pintores, puestos de flores, etc. Los edificios que conforman la Grand Place son:  


  • Hotel de Ville (el ayuntamiento): se encuentra al suroeste de la plaza y es la joya de la plaza por belleza y por antigüedad (1459). Dispone de una torre de 96 metros de altura encabezada por una estatua de San Miguel. Se pueden hacer visitar con un horario muy reducido, los martes y miércoles por la tarde, en holandés (13:45 horas), en francés (14:30 horas) y en inglés (15:15 horas). Otra vez llegamos fuera de horarios!
















  • Maison des Ducs de Brabant: conjunto neoclásico de edificios formado por seis casas gremiales.




















  • Maison du Roi: La Casa del Rey (1536). Durante muchos años fue el lugar de residencia de los reyes, pero hoy en día alberga el Museo de la Ciudad (Musée de la Ville), donde se encuentran pinturas que datan de la época de construcción del edificio (s XVI) así como trajes del Manneken Pis.







    • Le Pigeon: vivienda en la que se alojó el novelista francés Víctor Hugo durante su exilio en Bélgica, en el año 1852.






    • Las sedes gremiales Le Renard (1690), Le Cornet (1697) y Le Roy d´Espagne,  un popular bar con gran afluencia de público debido a las vistas a la plaza desde su terraza.
       







    Bruselas cuenta con una gran cantidad de museos, destacando entre ellos: el museo Victor Horta, el conjunto de museos de bellas artes (Beaux Arts), el museo de instrumentos musicales, el museo del cómic (Centre Belge de la Bande Dessinée, con una especial mención al creador de Las aventuras de Tintín, Georges Remi) o el de la cerveza en la misma Grand Place. Nosotros no somos muy amantes de los museos, y menos si vamos a tener pocos días para visitar una ciudad ya que si no quieres "pasar de puntillas" requieren mucho tiempo. No obstante, aunque no soy muy amante del museo sí lo soy del chocolate, por lo tanto tuvimos clara la elección si vamos a priorizar algún museo: el museo del chocolate!!! Allí vamos, detrás de Grand Place. Allí entramos (previo pago de la entrada, no recuerdo si fueron 3 euros por persona), nos hicieron una demostración de la creación de bombones (con explicaciones en inglés y francés), nos regalaron uno a cada uno y nos dejaron libres para visitar las salas en las que se exponían plantas de cacao, su historia, etc.





    Demostración y principales firmas de chocolate en Bélgica:
    las mejores (y claro, también las más caras! Siendo Godiva la más exclusiva de todas)



    Con el placer todavía en nuestros labios (y nuestra alma ;-)) nos dirigimos al emblema de la ciudad, y para mi una gran decepción, el Manneken Pis. Realmente ya me habían advertido de que su tamaño es inferior al que uno se espera, pero no pensaba que lo fuera a ser tanto!! Pero si eran mucho más grandes las réplicas que vendían en las tiendas colindantes! Lo que no me defraudó fue conocer su historia. Aunque existen muchas leyendas parece que la versión más aceptada fue que el niño decidió apagar una llama de un  fuego que amenazaba la ciudad, colaborando de la única forma que se le ocurrió y que tenía a su alcance: con su pis. Esta estauilla data del siglo XV, aunque en 1619 fue robada y sustituída por una copia que es la que permanece hoy en día y es objetivo de flashes de todos los vistantes de la ciudad, quienes se agolpan a sus pies, admirando sus escasos 50 cm. En 1698 un gobernador hizo un original regalo al presidente del gobierno: un vestido para el Manneken Pis. Desde entonces se han regalado 650 trajes, los cuales se exponen en la Maison du Roi en Grand Place. En determinadas ocasiones a lo largo del año el ayuntamiento decide disfrazar la estatua.  






    No hay mucho más que ver, así que decidimos ir a comer en unas de las pintorescas calles cerca de Jeanneken Pis (en rue Bouchers), llenas de restaurantes hechos para "turistas". Aunque algunas guías recomiendan Chez Leon, nosotros estuvimos en otro, la verdad es que la oferta es variada,  y ¿cómo no? probamos los mejillones con patatas fritas (moules)!! Curiosa mezcla, la verdad... Cuando acabamos seguimos nuestra andadura por tierras flamencas y nos dirigimos, ahora, a la La Catedral de Sant Michel y Santa Gúdula (patrona de Bruselas), construida entre los siglos XIII y XV.  En un principio de llamaba solamente catedral Sant Michel pero un tiempo después se depositaron unos restos de santa Gúdula, completando ésta el nombre de la catedral de Bruselas.









    Andamos un poquito por los alrededores y nos paramos en un bar a tomar una cervecita, incluso yo (no me gusta la cerveza, en España nunca la pediría sola), pero: donde fueres haz lo que vieres! Bélgica es el mayor productor de cerveza del mundo, se estima que los belgas beben una media e 100 litros al año... Y la verdad es que me gusta puesto que la que hemos pedido es muy suave (Jupiler).








    Volvemos al hotel (caminando) y bastante cansados. Nos tememos que después de la ducha y de relajarnos no nos quedaran muchas ganas de salir a cenar así que decidimos comprar algo en un supermercado y aprovechar así la cocina de la habitación. Rebuscamos en la tienda buscando algún plato "típico" y que tampoco nos de mucho trabajo. Así que optamos por comprar ensalada y unos platos precocinados de "chicons au gratin" que son unas endivias envueltas con jamón gratinadas con salsa de queso. Aprovechamos para comprar algo de chocolate con precios menos abusivos que en la galería Saint-Hubert (aunque alguna delicatessen también me he permitido...). Pues bien, lo dicho: duchita y preparamos la cena. El chicons au gratin está bueno!! Y también compramos una especie de puré para acompañar (de patatas con col nuevamente...) que tampoco estaba nada mal. Un vinito, un poco de pan y Zzzzzzzzz.








    DÍA 3 (19 octubre 2009): Bruselas - Girona.


    Hoy el días será más relajado, ya es el último. Empezamos el día desayunando un chocolate en una chocolatería.






    Y nos dirigimos a la parada de metro Louise y cogemos el metro al Atomium (linea 6). Este átomo de hierro de (ampliado 165.000 millones de veces) de 102m de altura cuenta con 9 esferas de 18m de diámetro y fue creado en 1958 para la Exposición Universal. En cada una de las esferas existen distintas exposiciones y en la planta superior se encuentra un restaurante.  El horario de visita es de 10h a 18h, así que por una vez llegamos a tiempo de visitarlo pero decidimos no subir puesto que cuesta 11 euros por pesona y a Kilian no le hacen mucha gracias las alturas, al contrario, así que no merece la pena pasarlo mal y encima pagar por ello!









    Cuando ya lo hemos contemplado un rato nos vamos, puesto que és nuestro último día en la ciudad y nos queda un último lugar que visitar: Porte de Hal, cerca de nuestro hotel. En la puerta aparece esta inscripción: “Durante la Edad Media Bruselas era una ciudad fortificada. La Puerta de Hal era una de las siete que formaban los únicos puntos de entrada y salida a la ciudad. Los ocho kilómetros de muralla fueron destrozados y arrasados a principios del siglo XIX excepto Porte de Hal que tenía la función de cárcel y por ello fue conservada. Se convirtió en uno de los primeros museos de Bélgica y hoy en día invita a descubrir su historia”.









    Ya no nos queda mucho más, vamos al aeropuerto, comemos algo y esperamos que llegue la hora de partir hacia Girona de nuevo.







    VALORACIÓN:


    LO MEJOR:  Las vistas des de Mont des Arts, Grand Place, el chocolate, la cerveza, los gofres, galerías Saint-Hubert, Palacio Real. 












    4 comentarios:

    1. Bueno pues ya me lo he leido, el primero de los diarios listos! Ya voy tomando apuntes. La verdad es que a primera vista parece que Bruselas no tiene nada que ver pero en cuanto profundizas un poco.

      Me ha encantado el diario Anna.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Es una ciudad en la que te sientes muy a gusto, no da sensación de gran ciudad y se pasea de forma muy tranquila. La zona alrededor de la gran place tiene mucho encanto. Seguro que te encanta!

        Gracias por haberte pasado, un abrazo!

        Eliminar
    2. Bruselas es un destino que no paramos de postponer...primero por la venida de Helia y después por el precio! Pero vamos que no me pierdo tu "mini-guía" para cuando por fin encontremos un vuelo económico.

      Saludines

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Nosotros encontramos un chollo de vuelos y la ciudad en sí no nos pareció tan cara como nos esperábamos. Nos quedamos con ganas de seguir recorriendo Bélgica, así que a la que encontremos vuelos decentes (ya no aspiro a volar por el mismo precio...) de nuevo, seguro que cae otra visita a otra región del país. Bélgica es muy recomendable!

        Un abrazo!!

        Eliminar